El Ensayo de Aptitud es una herramienta eficaz para determinar el desempeño de la fase analítica del laboratorio. Junto al control interno y a una gestión comprometida con la calidad, promueve un profundo conocimiento de los procesos de análisis y garantiza la confiabilidad de sus resultados.
También conocido como evaluación externa de la calidad y ensayo de competencia, es una sistematicidad continua y periódica, constituida por evaluaciones de resultados logrados por el laboratorio en el análisis de materiales desconocidos que simulan pacientes. Tales evaluaciones resultan de estudios estadísticos y análisis de un grupo asesor, que apuntan errores y posibles causas, aciertos y consideraciones sobre el desempeño global de los participantes. Los informes son ofrecidos para que el laboratorio verifique su desempeño, e identifique mejorías relacionadas a la sistematicidad de ensayos, equipamientos y el grupo técnico.


Además de evaluar la calidad técnica, el ensayo de aptitud es:
pre-requisito para el proceso de acreditación y licitaciones;
exigencia para dar credenciales a las principales compañías de seguros de salud;
diferencial frente a la concurrencia;
obligatorio para servicios de elección por la Portaria MS 1353/2011;
obligatorio para laboratorios clínicos brasileños por la RDC Anvisa 302/2005.
 
Entre las ventajas

Estandarizar la fase analítica frente al mercado.
Evaluar la eficiencia del control interno y asegurar su adecuación en métodos específicos.
Evaluar y monitorear el desempeño de los laboratorios en ensayos específicos.
Identificar aciertos y conformidad.
Determinar las características de desempeño de métodos ya establecidos y/o de nuevos métodos y tecnologías.
Promover acciones correctivas y/o preventivas.